domingo, 21 de octubre de 2007

La vida de los autos XVIII: El esclavo

(la fotografía es un genial hallazgo del Sr. Chester Lampwick)

Que la calle cada día está más insegura lo sabemos todos.
Por eso no extraña que los dueños encadenen a sus vehículos a los árboles o las columnas de la vereda.
Lo que sí es preocupante es que muchas personas se amparen en esta situación para esclavizar y amarrar sus autos sin otro motivo que el de reducirlos a la servidumbre y una vida de esfuerzos nunca recompensadas.
Conmino a todos aquellos dueños de corazón probo que combatan este horrible flagelo, denunciando los casos de los que tengan conocimiento y para aquellos de alma más combativa directamente les sugiero cortar cadenas y candados para proceder a la liberación efectiva de nuestros queridos rodados.
Desestimen además cualquier intento de convencernos de que en realidad se trata de autos intentando esclavizar a los árboles.

6 comentarios:

Fla-q dijo...

Bien dicho, Bug.
Y que tampoco intenten convencernos de que el auto está ahí protestando por el aumento del combustible.

Baterflai dijo...

Oh caramba, dejen a ese árbol caminar en paz!!

Jorge Mux dijo...

La patente del autito es significativa: "uug". Parece el grito de una persona martirizada por el encadenamiento.

gabrielaa. dijo...

es que el Bobi está terrible, che. si no lo ato, mientras hago las compras se me va por ahí...

gen71 dijo...

Luego de este post nunca mas volveré a atar mi moto a un poste...

pablotossi dijo...

el pobre fito está encadenado a un árbol, tiene el capót atado con zunchos, un ojo morado y un párpado caído!!

pobre fito! las historias que podría contar si lo dejaran!