domingo, 21 de marzo de 2010

É un giorno tristisimo (bueno, bueno, más o menos, no es para tanto...)

Este, bueno, no voy a explicar todo acá de nuevo.
Mejor miren esta entrada de mi otro blog y listo.