viernes, 6 de junio de 2008

Rumbo a Beijing: carrera con obstáculos

¡Pues que no te recomiendo este deporte, chaval!
Parece fácil, pero tío, teneis que ver lo complicao que se pone cuando lo haces contra reloj.
Por suerte mi auspiciante me ha conseguío unas vallas de puta madre. Hombre, si las vieras tan brillantes y chulas, mucho mejor que esos aros olímpicos.
Así que las monto en el garaje de mi curro y me pongo dale que dale, mete que mete, a entrenarme como Dios manda para Beijing.
¡No, qué va! Lo complicao no son los saltos, sino las caidas cuando calculas mal las vallas.
¡Si me he pegao unos cojonazos contra los hierros que da gusto de ver como me saltan las lágrimas!

4 comentarios:

Apa dijo...

jajaja no sea malo!
No me da ningún gusto de ver eso señor atleta, téngalo por seguro.:P

The Bug dijo...

Después de la carrera, no le diga señor atleta.
Dígale ¡señorita!

Anónimo dijo...

¿"Cojonazos"?
Esto es peor que un español queriendo imitar a un argentino.
En España diríamos "castañazos".

The Bug dijo...

Puede ser anónimo.
Sin embargo, mi abuelo era español y muchas veces le escuché esa expresión.
¿Se habría argentinizado demasiado?